RECUPERACIÓN DE LAS PRADERAS DE FANERÓGAMA EN LA RÍA DEL PIEDRAS.

A causa de la regresión que están sufriendo las praderas de fanerógamas a nivel regional, se está perdiendo un gran activo medioambiental. Esta regresión llevó a la desaparición total de las praderas de fanerógamas marinas en la ría del Piedras, en el año 2009. Cuatro años después, podemos encontrar una pequeña pradera mesolitoral que supone un “brote verde” de esperanza para la recuperación de las praderas en la ría. Pero hay que tener en cuenta que la presión sobre el medio es grande y la situación de las fanerógamas en la ría del Piedras es más vulnerable que nunca.

Las fanerógamas marinas son bastante conocidas por su alto valor ecológico, al formar biocenosis con una gran biodiversidad asociada a ellas. Además, tienen una importancia mayúscula en la dinámica costera y su ecología por varias razones: Estabilizan los sedimentos sobre los que se asientan; son pulmones marinos que aportan gran cantidad de oxígeno al agua; favorecen la deposición de las partículas suspendidas en la columna de agua; evitan la erosión del litoral; y son una guardería de alevines buscando cobijo y el sustento de las puestas de numerosos invertebrados.

Puesta de gasterópodo marino sobre una hoja de Cymodocea nodosa.

Puesta de gasterópodo marino sobre una hoja de Cymodocea nodosa.

La más conocida de las fanerógamas es Posidonia oceánica pero está ausente en Huelva, ya que su distribución mediterránea no rebasa Cádiz. En la costa onubense están presentes las especies Zostera noltii y Cymodocea nodosa. Las praderas de estas dos especies, conocidas popularmente como “sebas”, se asientan sobre sustratos sedimentarios de arena y fango, formando autenticas praderas bajo el agua y en las orillas de los estuarios o rías de la costa onubense.

Fotografía hecha en 2008, de una pradera de Cymodocea nodosa en la ría del Piedras. Actualmente la especie ha desaparecido de este enclave del Paraje Natural de Marismas de Isla Cristina y río Piedras, y posiblemente haya desaparecido en toda Huelva ya que solo se había localizado en esta zona costera de la provincia

Fotografía hecha en 2008 de una pradera de Cymodocea nodosa en la ría del Piedras. Actualmente, la especie ha desaparecido de este enclave del Paraje Natural del río Piedras y posiblemente en toda Huelva, ya que solo se había localizado en esta zona costera de la provincia.

Fotografía de la única pradera  de Zostera noltii existente en la ría del Piedras. La especie había desaparecido en la zona en 2009 y ha vuelto a aparecer con esta pradera de unos 20 mts cuadrados.

Fotografía de la única pradera de Zostera noltii existente en la ría del Piedras en la actualidad. La especie había desaparecido de la ría en 2009 y aparece, 4 años después, con esta pradera de unos 40 metros de longitud y de 3 a 5 de ancho.

Debido a su importancia medioambiental y a la regresión que están sufriendo las praderas de fanerógamas marinas en toda Andalucía y a nivel general, se han incluido en diferentes listados y catálogos bajo distintas categorías de amenaza. No obstante ,se sigue ejerciendo una enorme presión antrópica sobre ellas. Esto ha llevado a la desaparición de Cymodocea nodosa en la ría del Piedras y posiblemente en toda Huelva, ya que era la única localidad de la provincia donde se podía observar esta planta. La misma suerte corrió Zostera noltii si bien podemos ver a esta especie de nuevo en las orillas de la ría. La ría del Piedras suponen un entorno natural de enorme belleza, gran biodiversidad y abundantes recursos pesqueros que debemos conservar. Para ello hay que tener en cuenta que parte de su aspecto y funcionamiento depende de estas praderas de fanerógamas marinas que tapizaban el lecho, asomando tímidamente cuando se vacía la ría con la bajamar.